Imagenes digitales - digital images

Google

Home

e-mail

 

 

 

UN POEMA DE INVIERNO

 

 

Invierno crudo, luces pasajeras.

Invierno repetido y monótono.

La hierba humedecida

y mis ojos cansados de mirar.

La juventud como un dios sonámbulo

o la vida, quizás la vida,

como un sol que se extingue.

Veo duendes jubilados

saltando entre la harina dulce de los días,

dormido en una habitación de hotel

con un cuerpo desnudo a mi lado.

Cerrar los ojos, hay que cerrar los ojos

si les sobra la luz,

hay que cerrar los ojos

y no mirar la anchura inabarcable

de este río de sangre cotidiano.

¡Qué pérfido y qué triste

el amanecer de lo prohibido!

(Antonio Redondo)

 

 

 

HOME

e-mail